Archive for the ‘Implantes’ Category

¿Especialidades en Odontología?

Publicado el: octubre 28th, 2014 por Innova Dental No hay comentarios

en clinica odontologica con paciente

En un ámbito como el odontológico, donde los avances tecnológicos superan con creces la rapidez con que los profesionales reciben formación, el aprender una especialidad es cada vez más valorada, tanto por los mismos profesionales como por sus pacientes.

Pero en España, las especialidades como tales no existen en Odontología. Existe MIR, BIR, PIR, EIR y FIR, que son las vías de acceso a una especialidad oficial, regulada y administrada por el Ministerio de Educación, para acceder a los cursos que, una vez completados, dan el Título de Especialista. (Médico Especialista en… Biólogo Especialista en… Psicólogo, Farmacéutico, Enfermero…)

En Europa, hay solamente dos especialidades reconocidas: Ortodoncia y Cirugía. En España, uno puede dedicarse a lo que quiera o hacer de todo un poco, porque no hay ningún título oficial de Odontólogo Especialista. Otra cosa es que se haga un Máster o un Posgrado para saber mucho de algo en particular.

Es muy difícil que un mismo profesional domine todos los campos de la Odontología, por ello, cada vez más, las clínicas cuentan con profesionales que se han formado intensivamente durante uno, dos o tres años en una de esas áreas: Cirugía, Implantes, Ortodoncia, Endodoncia, Estética dental, Odontopediatría, …etc. lo cual es muy beneficioso para el paciente, porque está asegurándose de que, profesionales expertos en una materia están puestos al día en lo último sobre tendencias, técnicas y materiales. Profesionales que luego se siguen formando con cursos de formación continua, asistiendo a congresos, etc… Y no es lo mismo hacer un curso de fines de semana, que un Máster o Posgrado intensivo de años de duración. Eso cualquiera lo puede entender.

Reza un dicho popular: “La única profesión que no necesita preparación es la de idiota, para lo demás hay que estudiar“.

Por qué debo colocarme un implante

Publicado el: agosto 5th, 2014 por Innova Dental No hay comentarios

implante

Colocarse un implante no es solo una cuestión de estética, ni mucho menos, sino de funcionalidad. Muchas civilizaciones antiguas, de hace miles de años, no querían ser enterradas con ausencia de dientes y se ponían unas primitivas prótesis fijas, para irse al otro mundo con todo con lo que habían vivido. Incluso muchas otras las usaban para mejorar la fonación, la masticación, y no cabe duda que la estética. Eso explica el porqué debo de colocarme un implante.

Implante

Implante de la antigüedad

Hoy día hay una tendencia a buscar la naturalidad, y nada mejor que aquello que se asemeja al diente en sí, el implante osteointegrado con su correspondiente corona.

Debemos de evitar, en la medida que sea posible, y el paciente se lo permita, las prótesis parciales removibles, porque con los ganchos que tienen, en muchas ocasiones pueden producir daño a los dientes remanentes. Los puentes de metal – cerámica o cerámica solo, son otra opción para restaurar los dientes perdidos con una prótesis fija, pero el inconveniente es que hay que tallar dientes sanos, que hacen de pilares, y que a la larga, la mayoría de veces se acaba  filtrando y fracasa alguno de los pilares que lo sostiene.

¿Es seguro colocarse un implante?

Sí y es lo más conservador, ya que sin tocar ningún otro diente en boca, repones única y exclusivamente el diente que falta. Las técnicas actuales, en la mayoría de casos son mínimamente invasivas, en las que sin levantar la encía, solo con un pequeño punch, podemos colocar el implante. Si hay déficit óseo hay que regenerar, y la cirugía es algo más compleja, pero en un alto porcentaje son tan sencillas que apenas requiere la toma de analgésicos.

La mayoría de clínicas ofrece precios asequibles a todos los bolsillos, pero desconfíe de los que son muy caros y de los que son súper baratos, porque “nadie cambia duros por pesetas”. En Clínica Odontológica Innova pretendemos que el implante no sea un artículo de lujo como hasta ahora se ha visto, sino que cualquiera que lo necesite, pueda acceder a él, a un precio razonable y con unas cómodas formas de pago.

Queremos contradecir a Alejandro Dumas en su famosa frase:

“El hombre nace sin dientes, sin cabello y sin ilusiones, y muere con lo mismo: sin dientes, sin cabello y sin ilusiones”

Pues bien, en Clínica Odontológica INNOVA queremos que tengas dientes, y con ello generarte confianza e ilusión, porque siempre te damos motivos. Lo del cabello ya es otro cantar.

¿Me puedo quitar una muela si tomo Sintrom®?

Publicado el: abril 23rd, 2014 por Innova Dental 1 Comentario

¿Qué es el Sintrom®?

 anticoagulante

El Sintrom® es el anticoagulante oral más empleado en España, y se toma para prevenir o tratar las trombosis, por ello lo toman pacientes que han tenido una arritmia, un infarto, un ictus, etc…

La dosis depende de cómo reaccione cada persona al tratamiento, por ello se deben de hacer una serie de controles periódicos para ir ajustándola, y midiendo lo que se conoce como INR, que debe estar en un nivel terapéutico entre 2 y 3. Es en este parámetro en el que nos vamos a fijar para ver si un tratamiento cruento se puede o no llevar a cabo.

El Sintrom® lo que hace es anticoagular, es decir, impedir la formación de coágulos, por lo que cuando se toma hay más riesgo de sangrado, por ello a los pacientes se les adjunta por escrito una serie de recomendaciones a tener en cuenta. Cuando prescriben este fármaco el paciente se asusta, primero por este riesgo inherente a no tener ajustada la dosis y poder sufrir hematomas continuos ante cualquier golpe, hemorragia, etc… pero para eso se ajusta la dosis, para estar siempre dentro del nivel terapéutico antes mencionado.

¿Se suspende el Sintrom® siempre?

Pues desde luego que no. Ante tratamientos dentales que no supongan sangrado, como empastes, prótesis removible o fija, jamás. Y ante cirugía bucal menor, como colocación de implantes o extracciones dentarias, hoy día, según el consenso al que han llegado una serie de sociedades científicas internacionales, tampoco, siempre y cuando se esté dentro del rango de INR entre 2 y 3. Antes, se suspendía y se administraba heparina, dependiendo de la pauta que cada hospital llevase a cabo, porque cada servicio sigue una pauta, pero la más extendida es dentro de lo posible, no suspenderlo. Eso sí, siempre se coordina con el Servicio de Hematología, haciendo una interconsulta para que sea su médico el que tenga la última palabra, y siempre hemos de tener una analítica de control reciente, de menos de una semana, para poder valorar si el INR está dentro del rango de seguridad. No tenga nunca miedo al Sintrom®; hay que ser cauteloso, pero si se hace todo protocolizado no debe haber problemas. Además, en consulta seguimos todas las pautas del protocolo: sutura, esponja hemostática reabsorbible, uso de antifibrinolíticos como el Amchafibrín®, compresión con gasa estéril, etc…

No olvide siempre decir si toma Sintrom®, y traer la última analítica, y así poder organizarlo todo. Debemos conocer el por qué se lo prescribieron, para saber qué tipo de anestesia usar y sobre todo para valorar la necesidad de tomar una profilaxis antibiótica para prevenir la endocarditis bacteriana.

¿Debo asustarme si tomo Sintrom®?

Nunca piense que el Sintrom® es una condena. Debe hacerse analíticas, seguir todo lo que el médico le aconseje, tener consideraciones con ciertos alimentos, …pero piense que sin él su salud se vería mermada. Y sobre todo, no tema hacerse tratamientos por tomarlo, que no le invalide ni le agobie. No le tenga miedo. Dice un proverbio:

“El miedo llamó a la puerta, la confianza abrió y fuera no había nadie”.

Dr. Juan Antonio Ruiz Roca.

¿Qué precio tienen los Implantes?

Publicado el: abril 4th, 2014 por Innova Dental No hay comentarios

implante destacada

La competencia en todos los campos de la vida, siempre que sea sana, es buena, porque eso hace mejorar los precios al consumidor, actualizarse en técnicas, apostar por dar servicios que otros no ofrecen, etc… en definitiva mejorar las prestaciones al usuario. Pero actualmente, debido a la crisis existente en nuestro país, esta competencia cada vez es más desleal. Se venden como panaceas tratamientos que no lo son, porque nadie puede asegurar con un 100% de seguridad que algo será exitoso de por vida; tratamientos innovadores que no lo son, sino que se llevan haciendo desde hace muchísimos años pero se ofrecen como novedosos porque el público los desconoce; y lo peor de todo… la guerra de precios.

¿Por qué esto es así?

Todos los refranes son ciertos, y nadie da duros a peseta. El precio de los tratamientos es relativo y cada profesional los ajusta según una serie de baremos que cree cumplen la ética profesional. Todos queremos ofrecer unos precios competitivos, y acercar todos los tratamientos a la mayoría de los bolsillos, pero lo que está claro que si por ejemplo, el precio medio de un implante en el mercado oscila entre 1.100-1.500 €, venderlo a 800 € supone que, si se quiere ganar dinero -porque no olvidemos que además de servicio, la Odontología es una forma de ganarse la vida- las calidades deben bajarse, porque de lo contrario no se obtienen beneficios. Las matemáticas nunca fallan, y si alguien quisiera regalar algo de calidad tendría una ONG y no un negocio.

¿Dónde está la diferencia?

No todos los implantes son iguales(es decir, el tornillo que se introduce en el hueso y que hace de raíz artificial) , sino que los hay de muchas marcas, muchos acabados, muchas conexiones, etc… Un coche no vale lo mismo según la marca que sea, porque la marca se paga, el motor que lleve, o la chapa, color y acabados que tenga.

implantes

La corona, que en definitiva es el diente o muela que se une a ese implante tampoco son todas iguales: el pilar que la une puede ser de muchas calidades, original o “pirata”, el metal usado para hacerla puede ser de muchas calidades y precios, y lo mismo ocurre con el tipo de cerámica que lo reviste y que le da el aspecto de pieza natural.

Por tanto, cuando uno ve un precio tan sumamente bajo al resto del mercado en el precio de un implante, cuanto menos debe hacerle pensar, reflexionar, y no tomar decisiones a la ligera. No sólo dejarse llevar por el precio, sino además, por las garantías que te ofrezca el profesional y el centro donde se haga el tratamiento. Estamos hablando de salud, y eso es cosa seria. Uno como profesional, y como persona debe ser ante todo honrado, y eso es un principio inquebrantable que debemos tener grabado a fuego, porque como decía Quevedo (escritor, 1580-1645):

“Aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y la honra”.