Archive for abril, 2014

¿Me puedo quitar una muela si tomo Sintrom®?

Publicado el: abril 23rd, 2014 por Innova Dental 1 Comentario

¿Qué es el Sintrom®?

 anticoagulante

El Sintrom® es el anticoagulante oral más empleado en España, y se toma para prevenir o tratar las trombosis, por ello lo toman pacientes que han tenido una arritmia, un infarto, un ictus, etc…

La dosis depende de cómo reaccione cada persona al tratamiento, por ello se deben de hacer una serie de controles periódicos para ir ajustándola, y midiendo lo que se conoce como INR, que debe estar en un nivel terapéutico entre 2 y 3. Es en este parámetro en el que nos vamos a fijar para ver si un tratamiento cruento se puede o no llevar a cabo.

El Sintrom® lo que hace es anticoagular, es decir, impedir la formación de coágulos, por lo que cuando se toma hay más riesgo de sangrado, por ello a los pacientes se les adjunta por escrito una serie de recomendaciones a tener en cuenta. Cuando prescriben este fármaco el paciente se asusta, primero por este riesgo inherente a no tener ajustada la dosis y poder sufrir hematomas continuos ante cualquier golpe, hemorragia, etc… pero para eso se ajusta la dosis, para estar siempre dentro del nivel terapéutico antes mencionado.

¿Se suspende el Sintrom® siempre?

Pues desde luego que no. Ante tratamientos dentales que no supongan sangrado, como empastes, prótesis removible o fija, jamás. Y ante cirugía bucal menor, como colocación de implantes o extracciones dentarias, hoy día, según el consenso al que han llegado una serie de sociedades científicas internacionales, tampoco, siempre y cuando se esté dentro del rango de INR entre 2 y 3. Antes, se suspendía y se administraba heparina, dependiendo de la pauta que cada hospital llevase a cabo, porque cada servicio sigue una pauta, pero la más extendida es dentro de lo posible, no suspenderlo. Eso sí, siempre se coordina con el Servicio de Hematología, haciendo una interconsulta para que sea su médico el que tenga la última palabra, y siempre hemos de tener una analítica de control reciente, de menos de una semana, para poder valorar si el INR está dentro del rango de seguridad. No tenga nunca miedo al Sintrom®; hay que ser cauteloso, pero si se hace todo protocolizado no debe haber problemas. Además, en consulta seguimos todas las pautas del protocolo: sutura, esponja hemostática reabsorbible, uso de antifibrinolíticos como el Amchafibrín®, compresión con gasa estéril, etc…

No olvide siempre decir si toma Sintrom®, y traer la última analítica, y así poder organizarlo todo. Debemos conocer el por qué se lo prescribieron, para saber qué tipo de anestesia usar y sobre todo para valorar la necesidad de tomar una profilaxis antibiótica para prevenir la endocarditis bacteriana.

¿Debo asustarme si tomo Sintrom®?

Nunca piense que el Sintrom® es una condena. Debe hacerse analíticas, seguir todo lo que el médico le aconseje, tener consideraciones con ciertos alimentos, …pero piense que sin él su salud se vería mermada. Y sobre todo, no tema hacerse tratamientos por tomarlo, que no le invalide ni le agobie. No le tenga miedo. Dice un proverbio:

“El miedo llamó a la puerta, la confianza abrió y fuera no había nadie”.

Dr. Juan Antonio Ruiz Roca.

El Tiempo, el valor más preciado y escaso

Publicado el: abril 10th, 2014 por Innova Dental No hay comentarios

tiempo

El problema con el tiempo en el siglo XXI

En la época que estamos viviendo de la generación 2.0, del estrés, de hacer mil cosas a la vez, debemos de gestionar muy bien nuestro tiempo. Lo debemos hacer como profesionales y como consumidores. Es algo típico y frecuente pasar un poco tarde a la consulta del dentista, pero sin duda, una buena organización puede prever eso, por ello a mí me gusta organizar la agenda y dejar el tiempo que necesita cada tratamiento en cuestión y cada paciente en particular.

¿Cómo hacer para gestionarlo bien?

Por cuestión de educación, y porque debemos de optimizar nuestro tiempo y no hacérselo perder a nadie, debemos de tener en cuenta una serie de puntualizaciones:

1.- El dentista no debe de citar nunca dos tratamientos al mismo tiempo, porque siempre uno de ellos pasará tarde, y eso no es de consideración por nuestra parte.
2.- Siempre puede complicarse algo, por lo que, cuando alguien está esperando y pasa tarde, debe entender que si fuésemos el paciente al que se le complica, nos gustaría que nos lo solucionaran sin la presión exterior de la sala de espera.
3.- Cuando uno no puede acudir a una cita o va llegando tarde, es de consideración avisar para poder gestionar las citas de ese día. Porque si uno llega tarde, todos pasarán tarde y no es respetuoso para los que si son puntuales.
4.- Si el dentista va con mucho retraso, sería conveniente avisar a los pacientes siguientes para que pudieran gestionar su tiempo y puedan hacer otras cosas mientras.

Teniendo en cuenta estas sencillas anotaciones que no son más que normas de buena convivencia, todos podremos gestionar ese bien tan preciado del que cada vez carecemos más, el tiempo.

“Lo único que realmente nos pertenece es el tiempo. Incluso aquél que nada tiene, lo posee”. Baltasar Gracián (1601-1658).

¿Qué precio tienen los Implantes?

Publicado el: abril 4th, 2014 por Innova Dental No hay comentarios

implante destacada

La competencia en todos los campos de la vida, siempre que sea sana, es buena, porque eso hace mejorar los precios al consumidor, actualizarse en técnicas, apostar por dar servicios que otros no ofrecen, etc… en definitiva mejorar las prestaciones al usuario. Pero actualmente, debido a la crisis existente en nuestro país, esta competencia cada vez es más desleal. Se venden como panaceas tratamientos que no lo son, porque nadie puede asegurar con un 100% de seguridad que algo será exitoso de por vida; tratamientos innovadores que no lo son, sino que se llevan haciendo desde hace muchísimos años pero se ofrecen como novedosos porque el público los desconoce; y lo peor de todo… la guerra de precios.

¿Por qué esto es así?

Todos los refranes son ciertos, y nadie da duros a peseta. El precio de los tratamientos es relativo y cada profesional los ajusta según una serie de baremos que cree cumplen la ética profesional. Todos queremos ofrecer unos precios competitivos, y acercar todos los tratamientos a la mayoría de los bolsillos, pero lo que está claro que si por ejemplo, el precio medio de un implante en el mercado oscila entre 1.100-1.500 €, venderlo a 800 € supone que, si se quiere ganar dinero -porque no olvidemos que además de servicio, la Odontología es una forma de ganarse la vida- las calidades deben bajarse, porque de lo contrario no se obtienen beneficios. Las matemáticas nunca fallan, y si alguien quisiera regalar algo de calidad tendría una ONG y no un negocio.

¿Dónde está la diferencia?

No todos los implantes son iguales(es decir, el tornillo que se introduce en el hueso y que hace de raíz artificial) , sino que los hay de muchas marcas, muchos acabados, muchas conexiones, etc… Un coche no vale lo mismo según la marca que sea, porque la marca se paga, el motor que lleve, o la chapa, color y acabados que tenga.

implantes

La corona, que en definitiva es el diente o muela que se une a ese implante tampoco son todas iguales: el pilar que la une puede ser de muchas calidades, original o “pirata”, el metal usado para hacerla puede ser de muchas calidades y precios, y lo mismo ocurre con el tipo de cerámica que lo reviste y que le da el aspecto de pieza natural.

Por tanto, cuando uno ve un precio tan sumamente bajo al resto del mercado en el precio de un implante, cuanto menos debe hacerle pensar, reflexionar, y no tomar decisiones a la ligera. No sólo dejarse llevar por el precio, sino además, por las garantías que te ofrezca el profesional y el centro donde se haga el tratamiento. Estamos hablando de salud, y eso es cosa seria. Uno como profesional, y como persona debe ser ante todo honrado, y eso es un principio inquebrantable que debemos tener grabado a fuego, porque como decía Quevedo (escritor, 1580-1645):

“Aquel hombre que pierde la honra por el negocio, pierde el negocio y la honra”.